Publicado el: jue 18, Feb, 2016

Alcalde Zarhi busca atraer a Privados y Universidades para Reflotar la Fallida Clínica Municipal

file_20120611155800

Acuerdos con empresas y el Estado para administrarla han fracasado varias veces, lo que ha postergado su apertura desde 2012. El municipio la relicitará en marzo.

El ex alcalde de Ñuñoa Pedro Sabat anunció que en septiembre de 2015 comenzaría a atender la clínica comunal, con el traslado hasta sus dependencias de un consultorio y la ex Posta 4. Pero tal como ocurrió otras tantas veces antes, tal intención no se materializó, al punto que en 2016 el recinto completará cuatro años sin poder entrar en operaciones, por problemas que van desde un fallido convenio de traspaso al Ministerio de Salud a un persistente desinterés de parte de privados por administrarla.

El actual alcalde de la comuna Andrés Zarhi anunció ayer que la suerte del lugar podría cambiar y que espera inaugurar la clínica en junio próximo, con la ayuda de privados.

Inspirada en la Clínica Cordillera, de la Municipalidad de Las Condes -en la cual el municipio entrega la infraestructura y un privado gestiona la atención de salud-, surgió la idea de Sabat de construir un recinto, situado en Los Jardines con Grecia, de 25 mil m {+2} , con un costo de $12 mil millones.

Este sería inaugurado en 2012, pero la falta de interés de privados mermó las intenciones de Sabat de abrir la clínica. En ese contexto, el Ministerio de Salud firmó un acuerdo con el municipio para administrarla, pero dos años después de eso, Salud no avanzó por falta de recursos, por lo que la clínica volvió al municipio.

Luego de esto, Sabat resolvió que se habilitarían 40 boxes de atenciones de urgencia, las mismas que brinda la ex Posta 4, que se trasladaría a estas dependencias. Lo mismo con el Cesfam Salvador Bustos, que se instalaría con 120 consultas de atención primaria.

Pero en octubre pasado, cuando Zarhi asumió la alcaldía, desechó la idea de abrir la clínica en esas condiciones, pues explicó que la mantención del recinto implicaba un gasto de $100 millones mensuales para el municipio, sin contar el gasto en recursos humanos.

«La idea mía era abrirla en diciembre, pero nos dimos cuenta de que no teníamos recursos para su mantención, porque además nos encontramos con la sorpresa de que teníamos un déficit de $3.500 millones. Entonces, todo se fue complicando», confidencia Zarhi.

En este sentido, el edil adelantó ayer que dentro de los primeros 10 días de marzo abrirán la licitación de la clínica, para que el concejo vote en mayo al mejor oferente y este se comience a instalar en el recinto los primeros días de junio.

«Nuestra sensación es que ahora debería haber interesados en participar, ya que ha habido mucha gente en este tiempo dando vueltas extraoficialmente, que ha preguntado qué pasa con la clínica ahora que hay cambio de autoridad, cuáles son las nuevas directrices», señala el director de Salud de Ñuñoa, Roberto Stern.

Según señala Zarhi, el municipio no obtendrá ninguna ganancia monetaria con la concesión de la clínica, sino que los beneficios se reflejarán en los vecinos de Ñuñoa, ya que los 70 mil beneficiarios del sistema público obtendrán consultas y cirugías gratis, mientras que el resto de los residentes tendrá un copago preferencial, tal como sucede en la Clínica Cordillera de Las Condes.

Una vez que se ponga en marcha la clínica, Ñuñoa abrirá su segunda «botica comunal» en el recinto, ya que la primera está anunciada para el 9 de marzo próximo en el primer piso del municipio.

Fuente, economiaynegocios.cl

Show Buttons
Hide Buttons