Publicado el: jue 13, Abr, 2017

Crónicas Urbanas; Hoy Hamburgo

Todo me dice que la calle Hamburgo es la historia de Ñuñoa: el verde transparente de los arces y el ocre áspero de los plátanos orientales, la risa blanca de la niñez y la tranquilidad otoñal de la Plaza Augusto D’Halmar, los perros callejeros tras la rueda del auto y el olor a tostada casera en la esquina de Amapolas, el brillo metálico del stripcenter y la arrogancia de los edificios en altura, la fachada antigua de la Farmacia Blanco y los letreros pintorescos en la esquina de Emilia Téllez.

Es la calle Hamburgo un paisaje híbrido, evocador y colorido, donde puedo recordar el sendero brillante del Parque Tobalaba, la tarde familiar en la Plaza Ñuñoa y las conversaciones cordiales en los negocios de Irarrázaval. Es la calle Hamburgo un testimonio de la vida perdida de barrio, cuando los vecinos, después de jugar a la pelota, descansaban en el antejardín. Pero, ante todo, Hamburgo es un recorrido por la niñez, cuando la cálida mano de mi madre me llevaba a la Panadería Los Guindos. Allí conocería el aroma fresco de la marraqueta y el color opaco de sus murallas celestes, detalles mínimos que, de vez en cuando, aparecen en mi paseo otoñal por las calles de Ñuñoa.

Por, Diego Alegría Corona

Show Buttons
Hide Buttons