Publicado el: Mie 10, May, 2017

Ñuñoa, una de las Comunas del Sector Oriente que más ha Bajado su Calidad de Vida

De acuerdo al ICVU 2017, La Reina y Ñuñoa cayeron nueve y tres puestos en cinco años. La mitad de Santiago vive en zonas del rango inferior de calidad de vida.

En los últimos cinco años, la calidad de vida urbana experimentó un drástico empeoramiento en el Gran Santiago. Esta fue una de las principales conclusiones que arrojó el Índice de Calidad de Vida Urbana (ICVU) 2017, elaborado por el Núcleo de Estudios Metropolitanos del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Pontificia Universidad Católica (PUC) y la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), a partir de datos que se agrupan en seis dimensiones: vivienda y entorno; conectividad y movilidad; salud y medio ambiente; condición laboral, condiciones socioculturales y ambiente de negocios.

Del análisis se desprende que las comunas del Gran Santiago ubicadas en el rango inferior de calidad de vida urbana –bajo el índice 37,9 puntos-aumentaron de 12 a 22 en el quinquenio. En términos de población, de los 2,2 millones de personas que en 2013 vivían en comunas del rango inferior de calidad de vida, pasó a 3,6 millones en 2017, equivalente al 50% de los habitantes del Gran Santiago. Por tercer año consecutivo sigue liderando el ranking Las Condes, seguida de Vitacura y Providencia. Mientras que en los tres últimos puestos, las comunas situadas en el rango inferior, son El Bosque, Pedro Aguirre Cerda y Lo Espejo.
Comunas como Ñuñoa y La Reina, han bajado sistemáticamente su posición en materia de calidad de vida urbana en los últimos cinco años, anotando los mayores retrocesos del sector oriente. Y es que en el caso de Ñuñoa, pasó del puesto siete al número 10 en el período 2013-2017. Más pronunciada es el descenso de La Reina, que cayó del lugar 7 al 14 en cinco años, de acuerdo al estudio.

Son comunas que se han estancado, mientras otras se empiezan a superar. Lo que está faltando, tanto en La Reina como Ñuñoa, es una planificación que no se deduce sólo en construir viviendas, sino que darle más sentido a una serie de proyectos como ciclovías, mayores áreas de desarrollo comercial y de servicio, mejorar estándares en términos de seguridad”, comenta el coordinador del equipo de trabajo de vida urbana de la PUC, Arturo Orellana. Y agrega: “La Reina históricamente fue una comuna perisférica que hoy requiere consolidarse como un subcentro y no sea una ‘comuna dormitorio’. Y en el caso de Ñuñoa, siendo una zona muy grande, necesita definir polos atractivos para consolidar otra oferta desde el punto de vista de la recreación”.

Fuente, pulso.cl

Show Buttons
Hide Buttons