Publicado el: vie 20, Oct, 2017

Proyección Electoral del Distrito # 10 Según las Parlamentarias del 2013

En una serie de artículos vamos a construir escenarios electorales con el fin de proyectar resultados para el distrito # 10 que comprende las comunas de Ñuñoa, Providencia, Macul, Santiago, La Granja y San Joaquín y que tiene un padrón electoral de 950.563 electores a octubre del 2017. El ejercicio supone, por un lado, definir un umbral de abstención para la elección de noviembre próximo; y, por otro, suponer un resultado para esa misma elección. Finalmente, los resultados de esa operación se someten a un cálculo electoral que usando la técnica proporcional D´Hondt transforma esos votos en escaños.

Para el primer caso, definir un umbral de abstención, la proyección se hace considerando que la participación para la elección del 2017  es igual –como supuesto- a los votos válidos de la elección que servirá de base para la proyección: parlamentarias 2013, concejales 2012 y concejales 2016. A su vez, para el segundo caso, suponer un resultado para la elección de noviembre, vamos a replicar el resultado de la elección base para la proyección con las agregaciones y desagregaciones de votos, pactos y partidos necesarias para tal análisis. Con esto último, buscamos lograr un escenario lo más parecido posible a la actual fragmentación electoral del distrito # 10.

En esta ocasión, vamos a proyectar los resultados de las parlamentarias 2017 a partir de las parlamentarias del 2013 que son para este análisis la “elección de base” para la proyección. Para esto, se reconstruye la votación del distrito # 10 en función de los resultados de esa elección. Esta operación, se logra con  dos ajustes: definir una cifra de participación y agregar y desagregar votos.

La elección base del 2013. Los resultados de la parlamentaria del 2013 la usamos como base para la primera proyección de esta serie. En esa dirección, los resultados de esa elección muestran que con binominal compiten 7 listas: derecha, nueva mayoría, Partido Igualdad con los verdes, los humanistas, los progresistas de MEO y dos listas de independientes –Jackson en el distrito # 22 y Figueroa en el distrito # 21. Para las próximas parlamentarias el número de listas es similar: derecha, izquierda oficial, DC, Frente Amplio, los progresistas, los patrióticos y un independiente.

La proyección de los resultados del 2013 al distrito # 10 muestra que la Nueva Mayoría logra 150.500 votos, equivalentes al 35.3% de las preferencias. La derecha, a su vez, con 155.000 (36.3%) se convierte en el pacto más votado –a pesar de que en esa elección la baja del sector a nivel nacional fue significativa. En términos porcentuales, entre el 2009 y el 2013, la baja de la derecha es de 13 puntos (del 49.3% al 36.3%) y la baja de la nueva mayoría es de 10 puntos (del 45% al 35.3%).

Mientras la baja de la derecha (56.000 votos) se explica por la crisis en la que está el sector en noviembre del 2013, al final del gobierno de Piñera, la baja de la nueva mayoría (43.000 votos) se explica por el factor Jackson. Entre la elección del 2009 y la del 2013 el mayor crecimiento tiene que ver con la emergencia y posicionamiento del Frente Amplio. De hecho, de las siete listas del 2013, hay  4 que se agrupan para proyectar lo que es hoy el Frente Amplio. Esas listas son: la de los humanistas, las de los verdes con lo igualitarios y dos listas de independientes: una en Santiago con Jackson y otra en el distrito # 21 con Francisco Figueroa.

La proyección de la votación del Frente Amplio en el 2013 en el distrito # 10, habría sido de 108.000 preferencias, equivalentes al 25.3% de los votos. Sin duda, el factor Jackson distorsiona la votación en favor del amplismo y en desmedro de la nueva mayoría; situación, que dificulta la proyección debido a que los 55.000 votos de Jackson se distribuyen entre la DC, la izquierda oficial y el Frente Amplio.

Las tres últimas listas que debemos considerar para la proyección son los progresistas, la Unión Patriótica y un independiente. Los primeros compiten en el 2013 y sacan en el distrito 19.000 votos (4.4%). Hay que agregar, no obstante, que es una votación inflada por el factor Montoya –actual alcalde de Macul- que logra 8.300 votos. Finalmente, en el 2013 los patrióticos no participan de la elección.

La proyección al 2017. Las dos principales decisiones que debemos tomar para la proyección que estamos realizando es reconstruir el Frente Amplio –con el factor Jackson incluido- y dividir la votación de la nueva mayoría en dos: la izquierda oficial –PPS, PS, PS, PRSD- y la DC.

Hay una pregunta fundamental: ¿cómo se distribuyen los votos que Jackson obtiene en la comuna de Santiago en el 2013?

Esta operación modifica la votación del Frente Amplio, de la izquierda oficial y de la DC. A su vez, se mantiene la de la derecha y la de los progresistas y no se considera para el 2017 votación para la lista de la Unión Patriótica que en las municipales sacó el 0.6% de los votos.

He optado dividir los 55.000 votos de Jackson en Santiago del siguiente modo: 20.000 para la izquierda oficial, 15.000 para la DC y 20.000 para el líder de Revolución Democrática. Este hecho, hace que la nueva mayoría suba del 35.3% al 43.5% de los votos del distrito y el Frente amplio baje del 25.3% al 17.1% al sumar la votación de los humanistas (2.4%), los igualitarios con los verdes (5.3%), Figueroa (4.7%) y Jackson (4.7%).

La cantidad de votos que Jackson logre mantener de esas 55.000 preferencias, será fundamental para que el Frente Amplio obtenga su segundo cupo. Si la correlación de fuerza electoral se mantiene constante, con cualquier cifra superior al 50% de esos votos (27.500 votos o más) estarían logrando el segundo cupo.

En consecuencia, la distribución de la votación del 2013 proyectada al 2017 muestra que la derecha obtiene el 36.3% de los votos, la izquierda oficial el 27.8%, la DC el 15.8%, el Frente Amplio el 17.1%, los progresistas el 4.4%. Antes de hacer el cálculo de estos datos para transformarlos en escaños, hay que definir la participación electoral de noviembre próximo.

La abstención proyectada. A octubre del 2017 el total de inscritos en el distrito # 10 es de 950.663 electores. En las parlamentarias del 2013 el distrito tenía un total de 908.487 inscritos.

La participación en el distrito # 10 en el 2013 llegó al 50.3% y la abstención –los que no votan- al 49.7%. Cómo el cálculo de los votos considera sólo los votos válidos, vamos a usar esta cifra para definir participación y abstención. Los votos válidos en el 2013 llegaron a 432.171, equivalente al 47.6% respecto al total de los inscritos. La abstención a nivel comunal es la siguiente: 39% en Ñuñoa, 48%, en providencia, 46% en Macul, 57% en Santiago, 54% en La Granja y 50% en San Joaquín.

Si se repite la abstención y la participación de la parlamentaria del 2013, el total de votos válidos para la elección del 2017 sería de 452.468 votos con un alza de 20.300 votos más que en el 2013. Si el ajuste lo hacemos en función de la abstención de cada comuna, llegamos a una participación medida en votos válidos de 451.000 electores. Esta es, por tanto, la cifra que usaremos para la proyección.

Sin embargo, en las parlamentarias del 2017 hay suficientes argumentos como para que la participación siga bajando y subiendo la abstención. De hecho, hay una baja en la participación electoral entre la municipal del 2012 y la del 2016. Es más, mientras suben los inscritos, bajan los votos emitidos y los votos válidos. Las cifras muestran que los votos emitidos bajan de 335.000 a 266.000 (69.000 votos) y los votos válidos bajan de 309.000 a 244.000 (65.000 votos) entre las municipales del 2012 y la del 2016. Se espera, en consecuencia, que se manifieste una baja en los electores para la próxima parlamentaria.

¿Cómo se distribuyen los 8 cupos del distrito # 10?

Lo primero, en consecuencia, es “suponer” que en esta elección van a votar válidamente un total de 450.875 electores.

Según estos resultados, los elegidos por el distrito # 10 son: 3 de la derecha, 3 de la nueva mayoría, 1 de la DC y 1 del Frente amplio. Las cifras, a su vez, sub valoran la votación de la derecha y el Frente Amplio y sobre valoran la votación de la nueva mayoría.

A partir de esta proyección electoral podemos plantear las siguientes hipótesis:

  1. Los 8 cupos en competencia se dividen entre 4 fuerzas políticas.
  2. La votación de la DC, es bastante sólida como para asegurar un cupo parlamentario. En esta proyección, la DC no sólo logra un cupo, sino también está más cerca del segundo que de quedarse sin cupo.
  3. La derecha, por su parte, estaría logrando 3 cupos. No obstante, está muy cerca de lograr el cuarto escaño debido a que un leve cambio –inferior al 1%- en la correlación de fuerzas hace posible subir de 3 elegidos a 4. La coyuntura genera condiciones para que aumente su votación debido a que el sector está movilizando a su electorado. De hecho, en las primarias concurrieron a votar en el distrito un total de 123.400 electores; es decir, el 80% del total de los votos obtenidos en el 2013 y el 75% de los votos esperados para el 2017. Sin duda, su votación tendría que ir al alza; y, por tanto, no sería extraño ver al sector con 4 diputados electos en el distrito # 10.
  4. La nueva mayoría, representada por la izquierda oficial (PPD+PS+PRSD+PC) logra 3 cupos. No obstante, está muy cerca de perder ese cupo debido a que un leve cambio –inferior al 1%- en la correlación de fuerzas hace posible bajar de 3 a 2 diputados electos. La coyuntura genera condiciones para que disminuya su votación debido a la crisis del conglomerado –incluido, el quiebre con la DC-, a la baja aprobación del gobierno y a la emergencia del Frente Amplio. Lo más probable, es que el conglomerado se quede sólo con dos cupos.
  5. El Frente Amplio es una fuerza electoral al alza. La proyección muestra que, al menos, el pacto electoral se va quedar con un diputado. Que suba de 1 a dos elegidos depende del cuarto de la derecha o del tercero de la izquierda oficial.

En definitiva, proyectar las parlamentarias de noviembre próximo según los resultados obtenidos en la parlamentaria del 2013 nos muestran una realidad no muy distinta a lo que diferentes análisis están mostrando.

De hecho, la única incertidumbre es saber a qué pacto se va ir el último cupo en disputa. Sólo después de contar los votos sabremos si la derecha se queda con 4 o el Frente Amplio logra los dos cupos. Se ve difícil, que la izquierda oficial suba de 2 a tres y que con la DC ocurra algo similar. La coyuntura, no obstante, genera condiciones para inclinarse por la opción de que la derecha se quedaría con 4 cupos.

Veremos, en la próxima entrega que podemos decir al proyectar las parlamentarias del 2017 según la elección de concejales del 2012. Para muchos, esta elección es más confiable que lo que nos dice la proyección desde las parlamentarias del 2013.

Show Buttons
Hide Buttons