Publicado el: Mar 18, Jul, 2017

La Terrible Historia de un Abuelo de Ñuñoa y su Vida sin Luz, a Raíz de la Ineficiencia de ENEL

Silvana Muñoz, Ñuñoina nos escribe para contarnos las dificultades que tiene en la atención diaria de su abuelo, a causa del corte de luz que tiene desde el sábado pasado y que aún no tiene solución, como también la ayuda que a solicitado a ENEL y que a la fecha no ha recibido ninguna ayuda por parte de la empresa.

La misiva es la siguiente;

“Desde la nevada de la madrugada del sábado en Santiago que estamos sin luz! Tengo a mi abuelo, paciente postrado de 97 años, Alzheimer, con un accidente cerebrovascular de 3 meses de evolución, enfermedad renal crónica etapa 4, con sonda Foley para recolección de orina a permanecía, marcapasos, gastrostomizado para alimentar , anemia crónica normocítica-normocrómica; y que además de todo lo anterior, cursa con un cuadro infecciosos por úlcera por presión (escaras) infectada con Proteus Mirabilis; con tratamiento IV de antibióticos en este momento.

Para prevenir las úlceras por presión deben realizarse cambios de posición cada hora y media a 2 horas máximo, además de el resto de cuidados de curación y prevención; de higiene y confort que necesita un paciente de sus características, cosa que se ve interrumpida y hemos tenido que realizar esfuerzos sobre humanos para realizarlos en forma precaria debido a la falta de servicio eléctrico a la que nos tiene sometidos a la empresa ENEL.

He llamado en innumerables oportunidades a ENEL en donde no me dan solución alguna, sólo me informan que se encuentran cuadrillas trabajando en el lugar.

Cuando he solicitado asistencia con equipos generadores de emergencia me los han negado. Incluso me han sugerido de que traslade al paciente a un servicio de urgencia; pero según propia indicación médica, por su estado debe tener hospitalización domiciliaria; ya que no puede exponerse a todos los virus y bacterias que hay en este momento debido al peak de enfermedades respiratorias que hay en los servicios de urgencia. Menos el, que tiene su sistema inmunológico tan deprimido.

En su última hospitalización tuvimos que esperar más de 10 horas en urgencias del hospital Salvador para que después de eso concluyeran de que tenia un ACV cerebral. La ambulancia particular que contratamos salió carísima por el traslado y el tiempo que estuvo la camilla con el en un pasillo (Por suerte era fines de marzo y hacia calor todavía).

Cuando finalmente lo hospitalizaron estuvo más de 30 horas en un box de urgencias hasta que se desocupó una cama en sala de neurocirugía… paso más de un mes allá esperando una gastrostomía para poder alimentarlo ya que, por vía oral era demasiado el riesgo a que hiciera otra neumonía por aspiración (tuvo 3 anteriores), debido al trastorno de deglución que tenía.

En los 34 días que estuvo hospitalizado se le hicieron úlceras por presión (escaras) porque nunca lo cambiaban de posición (según el protocolo del hospital el cambio de hacia cada 4 hora, cosa que jamás fue así). Tuvo 3 cuadros infecciosos por bacterias contraídas mientras estuvo hospitalizado, por lo que la gastrostomía tenía que ser pospuesta una y otra vez…

Llevamos más de 80 horas sin suministro eléctrico; y a pesar de todas las dolencias y enfermedades crónicas de mi abuelo, este no es un paciente electrodependiente para ENEL.

El hecho de que ocupe un catre clínico eléctrico, calefacción eléctrica, nebulizador, alimentación a base de papillas que deben ser lícuadas en artefactos eléctricos y mantenidas refrigeradas para su conservación, así como también los antibióticos inyectables; todo esto no lo hacen ser una prioridad para la compañía…. 

Por lo mismo quiero hacer pública está situación; ya que es impresentable e insostenible para nosotros seguir así. Es indignante que los últimos años de un viejo para ENEL no valgan nada…”

 

Show Buttons
Hide Buttons